Ir al contenido principal

Donnafugata: color, pasión y grandes vinos sicilianos

Por Marina La Forgia

Los vinos de Donnafugata no pasan desapercibidos. Su estética cuidada y colorida, sumada a una calidad constante y sostenida en el tiempo los han convertido en un “clásico” para el mercado quebequense. Univins, visionaria y prestigiosa agencia que los representa actualmente, ha decidido impulsar aun a un nivel más alto a estos grandes sicilianos, con una completa degustación para la prensa de sus vinos más emblemáticos.
Hace ya algún tiempo que personalmente me intereso por los vinos procedentes de islas donde el aporte volcánico hace de esas tierras y suelos lugares únicos para el cultivo de las vides. Haber asistido a esta degustación fue entonces una magnífica ocasión para seguir aprendiendo sobre este tipo de terruños, pero sobre todo para comprobar cuan grandiosos siguen siendo los vinos de Donnafugata. Esta bodega de puro carácter familiar es propiedad de los Rallo, viticultores innovadores y pioneros en producir excelentes vinos en Sicilia. Sus viñedos y bodegas se distribuyen entre Marsala, Contessa Entellina y la pequeñita y única isla de Pantelleria. Toda esta región vinícola está envuelta en la magia del volcán Etna, el cual aporta ese carácter tan particular a los vinos.
Presentados aquí en Montreal por el propio Antonio Rallo, visionario enólogo y hoy también referente del vino italiano en el mundo (es presidente de la AOC Sicilia y de la Unione Italiana Vini), pudimos degustar en su presencia toda esta esencia siciliana con vinos muy bien logrados y con unas etiquetas que enamoran.

Aquí, mis preferidos:
Anthilia 2015 Sicilia DOC Precio SAQ: $ 17,45
Un blanco fresco y seductor elaborado mayoritariamente con uva Catarratto. Es un vino interesante a descubrir. En nariz es netamente frutal con notas de damasco y pera. En boca tiene un final acaramelado y refrescante al mismo tiempo. Una acidez y un toque mineral sutiles pero que le dan un carácter muy particular.


Sherazade 2015 Sicilia DOC Precio SAQ: $ 19,95
Un Nero d’Avola clásico siciliano. En nariz desborda de notas de fruta roja, ciruelas, menta y tabaco. En boca es redondo, intenso, envolvente. La variedad Nero d’Avola es de carácter delicado la cual, bien trabajada como en este caso, da vinos muy elegantes.

Estos dos primeros vinos son de un estilo pensado por la bodega como para disfrutar, jóvenes y desestructurados. Pero la degustación incluyó también 3 verticales de sus vinos más emblemáticos: Tancredi (2006-2008-2012), Mille e Una Note (1995-2008-2011) y Ben Rye (2008-2011-2014).

De la primera cata vertical destaco el 2006. Un vino con una magnifica evolución, y aun mucho para ofrecer. La línea Tancredi es una serie de grandes vinos de carácter mediterráneo, elaborados con variedades locales e internacionales. El Tancredi 2006 es un blend de Cabernet Sauvignon y Nero d’Avola desbordante mismo 11 años después…
En la SAQ se encuentra disponible la cosecha 2012 a $ 32,50 que es también un corte de las mismas dos variedades.

El Mille e Una Note 1995 es un verdadero elixir, esos inolvidables. Con una evolución impecable, es un vino que nos regala notas de fruta madura muy agradables, una acidez aun refrescante y un final untuoso y contundente. En Quebec está únicamente disponible la cosecha 2011 ($79,50), que a mi entender es igual de prometedora. Estamos aquí frente a una colección de vinos iconos de la bodega, la más pura excelencia italiana.

Tal es el caso también de los Ben Rye, procedentes de Pantelleria, isla de terruño único, de carácter ventoso y cuna de los mejores vinos dulces (passito) elaborados con la Zibibbo (Moscatel de Alejandría). Las 3 cosecha degustadas ofrecen las características esperadas en estos vinos de postre, pero es particularmente la 2014 la que ha cautivado mi paladar: un elixir de frutas blancas en pasas: kinoto, durazno, damasco y dátiles. Un delicioso vino con un final dulce, delicado y elegante. Un producto a degustar y descubrir, ¡sin lugar a dudas! Disponible la 2014 en la SAQ a $ 33,50.













Comentarios

Entradas populares de este blog

Vetiver Viura, a delight from Rioja

(By Marina La Forgia) Let me introduce you to this very pleasant white wine from Bodegas Ontañon made with Viura, indigenous grape from Rioja. Vetiver is a good mix of terroir expression and winemaking. It combines intense tropical fruits aromas with some buttery and smoky notes that make it very original, onctuous and rich without losing any elegance and delicacy in the palate. Yes, it's a 2014 vintage which means "an aged white", and it really resumes the authentic Rioja style. However, at the same time this Vetiver is an innovative and audacious type of wine that I really loved to discover. It's good to get out of the comfort zone sometimes, wine tasting speaking...right?

Viña Real Crianza, an authentic Rioja blend

(Marina La Forgia) I like red wines when they are fruity, fresh and elegant, but I like them most when they also have a good structure and are a genuine expression of their unique terroirs...like Rioja ones! The Viña Real Crianza from CVNE Bodegas is without any doubts one of these spanish reds that never disappoint. If you look for a medium bodied and delicate red wine for your tasty meals, then try this delicious blend of Tempranillo, Garnacha and Mazuelo, aged for a minimum of 1 year in both French and American oak barrels. Intense but round, fruity but also a bit herbaceous, this Crianza is an authentic and traditional Rioja. A unique style and a sure value. 

Apothic Red: Un blend de California intenso y misterioso

No soy una consumidora frecuente de vinos californianos, pero debo reconocer que en general me gustan mucho. Forman parte del ya conocido estilo nuevo mundo donde la fruta, el color y la intensidad de cuerpo, sabores y aromas son característicos. He descubierto recientemente un vino tinto sublime. La etiqueta se llama Apothic y es el único exponente de la bodega que lleva su nombre, Apothic Wines. Por lo visto han puesto su energía a vinificar un solo vino, pero con gran dedicación. Me he dejado gratamente cautivar por este vino desde lo visual. Ya su nombre es atractivo, proviene del latín “Apotheca” y nos remite al misterioso lugar donde en el medioevo los europeos elaboraban y almacenaban sus vinos. Y en su nombre está su esencia, ya que es un secreto “blend” del enólogo que incluye cuatro variedades intensas: Zinfandel, Syrah, Cabernet Sauvignon y Merlot. El resultado no es más que una explosión de fruta, ya sea en sus aromas como en el gusto. Una verdadera delicia para los se