Ir al contenido principal

Dieciocho años después...

Por Andrea La Forgia - Colaboradora especial en Buenos Aires
Sommelier de Cava

Mientras estudiaba sommelierie descubrí que algunos vinos podían mantenerse, evolucionar e incluso mejorar con el tiempo.
No todos tienen esa posibilidad pero si aquellos que habían sido pensados desde su inicio, elaborados con dedicación y con una crianza cuidada.
Pensé en que los seres humanos nos parecemos bastante. Y pensé en mis hijos.
Entonces me decidí a comprar un vino de guarda para cada uno de ellos, de las cosechas correspondientes a sus años de nacimiento.
Y así, mientras mis pequeños hijos crecían , esos vinos fueron guardados pacientemente.
La idea era que cuando cumplieran 18 años pudiéramos beber de esa botella todos juntos.
Fue muy emocionante cuando tuvimos esta primera experiencia hace dos años con mi hijo mayor y hace unos días esa misma experiencia se repitió con el menor.
Los vinos en cuestión son Lagarde Henry Gran Guarda No. 1  cosecha 1997, botella número 2237, y cosecha 1999, botella número 1067.
Más allá de que los vinos estaban muy interesantes para beber, con algo de sedimentos en la botella, con su color teja debido al paso del tiempo y con una nariz con aromas complejos, fue maravilloso compartirlo con ellos,  que pudieran  disfrutarlo y valorarlo ya que ellos fueron parte del proceso y en este caso, no hizo falta tener experiencia en saber degustar.
Fue una buena idea en ese entonces...Y es una excelente idea para celebrar!




Comentarios

  1. Felicitaciones Andre!!
    Excelente iniciativa que sabemos vas a disfrutar mucho, ayudando a quienes quieran asomarse y dejarse llevar al fascinante mundo del vino.
    A mi maestra del vino -y de algunas otras cosas- con mucho cariño!
    Marcelo Gassa y Familia!!

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones Andre!!
    Excelente iniciativa que sabemos vas a disfrutar mucho, ayudando a quienes quieran asomarse y dejarse llevar al fascinante mundo del vino.
    A mi maestra del vino -y de algunas otras cosas- con mucho cariño!
    Marcelo Gassa y Familia!!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por el comentario y por visitar el Blog El ABC del Vino. Le pasaré tu mensaje a mi hermana!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vetiver Viura, a delight from Rioja

(By Marina La Forgia) Let me introduce you to this very pleasant white wine from Bodegas Ontañon made with Viura, indigenous grape from Rioja. Vetiver is a good mix of terroir expression and winemaking. It combines intense tropical fruits aromas with some buttery and smoky notes that make it very original, onctuous and rich without losing any elegance and delicacy in the palate. Yes, it's a 2014 vintage which means "an aged white", and it really resumes the authentic Rioja style. However, at the same time this Vetiver is an innovative and audacious type of wine that I really loved to discover. It's good to get out of the comfort zone sometimes, wine tasting speaking...right?

Viña Real Crianza, an authentic Rioja blend

(Marina La Forgia) I like red wines when they are fruity, fresh and elegant, but I like them most when they also have a good structure and are a genuine expression of their unique terroirs...like Rioja ones! The Viña Real Crianza from CVNE Bodegas is without any doubts one of these spanish reds that never disappoint. If you look for a medium bodied and delicate red wine for your tasty meals, then try this delicious blend of Tempranillo, Garnacha and Mazuelo, aged for a minimum of 1 year in both French and American oak barrels. Intense but round, fruity but also a bit herbaceous, this Crianza is an authentic and traditional Rioja. A unique style and a sure value. 

Apothic Red: Un blend de California intenso y misterioso

No soy una consumidora frecuente de vinos californianos, pero debo reconocer que en general me gustan mucho. Forman parte del ya conocido estilo nuevo mundo donde la fruta, el color y la intensidad de cuerpo, sabores y aromas son característicos. He descubierto recientemente un vino tinto sublime. La etiqueta se llama Apothic y es el único exponente de la bodega que lleva su nombre, Apothic Wines. Por lo visto han puesto su energía a vinificar un solo vino, pero con gran dedicación. Me he dejado gratamente cautivar por este vino desde lo visual. Ya su nombre es atractivo, proviene del latín “Apotheca” y nos remite al misterioso lugar donde en el medioevo los europeos elaboraban y almacenaban sus vinos. Y en su nombre está su esencia, ya que es un secreto “blend” del enólogo que incluye cuatro variedades intensas: Zinfandel, Syrah, Cabernet Sauvignon y Merlot. El resultado no es más que una explosión de fruta, ya sea en sus aromas como en el gusto. Una verdadera delicia para los se